Tendencias

Salomón Jara, descalificador-descalificado

By on 11 marzo, 2019 0 32 Views

Salomón Jara, descalificador-descalificado

Por:Joel Hernández Santiago/Indice Político.

Habían transcurrido unos cuantos días desde que la calificadora internacional Standard & Poor’s bajara la calificación crediticia de México a negativa, lo que significa alerta de riesgo para los inversionistas internacionales y luego de que otras agencias calificadoras habían hecho lo mismo en apenas unas cuantas semanas, cuando de pronto, el salvador de la patria…

… El 6 de marzo, un senador que es el vocero de Morena en el Senado de la República lanzó su cuarto a espadas para anunciar que los legisladores de su partido presentarían un proyecto de ley para revocar permisos a las calificadoras de riesgo como Standard & Poor’s (S&P) que “atenten contra la estabilidad financiera” de empresas estatales…

… El senador de marras es Salomón Jara Cruz (1959, San Melchor Betaza, Oaxaca) quien representa a Oaxaca en la Cámara Alta de México y sueña con ser gobernador de la entidad. Ni más ni menos.
El 29 de enero, la calificadora Fitch tomó la decisión de bajar dos escalones la calificación de la deuda de Pemex para dejarla en el nivel mínimo para tener el grado de inversión. Moody’s ya había bajado, durante la administración de Peña Nieto la calificación de Pemex, pero el 15 de febrero de este año fue más crítica, pues señaló que el plan de fortalecimiento de Pemex propuesto por el presidente López Obrador había resultado decepcionante, aun así dejó en el mismo nivel la nota de la petrolera, que también está en el nivel más bajo del grado de inversión.
S&P, por su parte, que no había hecho movimientos, el viernes 1 de marzo puso en perspectiva negativa la calificación de la deuda soberana de México, es decir, la del gobierno.

Enseguida también revisó la perspectiva de la deuda de Pemex, en consonancia con la revisión que hizo a la deuda soberana y la dejó en BBB+, pero ahora con perspectiva negativa.
Esto no gustó al gobierno mexicano.

El 30 de enero, a raíz de la ‘descalificación de Pemex’ por la agencia Fitch, el presidente Andrés Manuel López Obrador exclamó en su conferencia mañanera:
“Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos, que permitieron el saqueo, que avalaron la mal llamada reforma energética, que sabían que no llegó la inversión extranjera y que eso fue lo que produjo la caída en la producción petrolera y nunca dijeron nada, guardaron un silencio cómplice y ahora que estamos recuperando a Pemex, salen con sus recomendaciones o tratando de calificar sobre el desempeño

de Pemex”, dijo.
Y preguntó si Fitch tomó en cuenta los ahorros que se tendrán con la estrategia contra el robo de combustible: “A ver ¿la calificadora ha tomado en cuenta, como dicen los tecnócratas, esta variable?”.
En este ambiente el senador Jara Cruz decidió que habría que descalificar a las Calificadoras y anunció un proyecto de Ley para revocar los permisos en México de estas empresas que son las que miden el estado de salud de la economía de los países.

¿Actuó Salomón Jara siguiendo instrucciones de la Presidencia del país para enviar un ‘estate quieto’ a estas empresas? O como ocurre en la política nacional histórica, el Senador quiso quedar bien con el presidente y salió en “su defensa y la de su gobierno” haciendo estruendo tal que el mandatario lo mirara con simpatía en su solidaridad, por cierto mal entendida y pésima forma política.
La abyección que mostró Jara Cruz, el sometimiento de un poder Legislativo al Ejecutivo se puso de nueva cuenta en la mira nacional.
Si recibió órdenes ‘superiores’ para decir lo que dijo, en su obediencia puso en entredicho la famosa ‘separación de poderes’ que pregona el actual gobierno federal. Si lo hizo por su cuenta, lo hizo de tal forma desaseada y absurda, que recuerda su paso intermitente por la política nacional…
Es un político que se asume de izquierda. Se hizo al lado de Flavio Sosa, dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) al crear la Unión Campesina Democrática (UCD)…

… Contribuyó en la creación del Partido de la Revolución Democrática (PRD), del que se desligó de forma ‘oportuna’ en 2013 para pasar a las filas de Morena. Ha sido diputado federal. Diputado local. Dos veces senador: por el PRD antes, y esta vez por Morena. Fue lo mismo guía en Oaxaca tanto de Gabino Cué durante su campaña para ser gobernador como de Andrés Manuel López Obrador durante sus visitas a Oaxaca en campaña presidencial reciente.
Cué lo premió dándole la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Forestal, Pesca y Acuacultura. En 2016 se lanzó al ruedo para ser candidato de Morena a la gubernatura de Oaxaca. Esta vez es Senador y vocero de la fracción Morenista en el Senado de la República.
[“Como funcionario público estatal tuvo una de las primeras polémicas, pues fue acusado de malversar recursos por más de 80 millones de pesos del erario, incluso fue llamado a comparecer por el Congreso local. En 2015 se difundieron dos fotografías de la boda de la hija de Salomón Jara con la presencia de Alejandro Murat Hinojosa, quien junto con su esposa Ivette Moran, habrían sido testigos del casamiento, lo cual el senador ha negado reiteradamente” (El Universal 8-III-19)].
El Senador Jara Cruz es un político que ha vivido de la política, a pesar de ser ingeniero químico industrial del Instituto Politécnico Nacional.
Esta vez quedó al aire luego de que mandó la señal de solidaridad con el gobierno federal. Pero las consecuencias fueron inmediatas y los costos altísimos.

Como consecuencia de su dicho el dólar se acercó el 7 de marzo a los 20 pesos, precio que no había tocado este año…
Inmediato el presidente López Obrador descalificó a Jara y dijo que en un país de libertades las Calificadoras serán respetadas en su trabajo. Enseguida lo descalificó Ricardo Monreal, Mario Delgado, Carlos Urzúa, secretario de Hacienda dijo que no debería hacerse “una tormenta en un vaso de agua”, en tanto que el gobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel dijo que “no tiene sentido descalificar a las calificadoras, porque ellas sólo son mensajeras”…
Y así la historia del error fatal de un político que soñaba que era rey, y al momento quiso un pastel.
jhsantiago@prodigy.net.mx