ABORTA EL PLAN JARA: Escaparate Político

La masacre con 17 muertos en San Mateo del Mar, se debe a la disputa por el reparto del presupuesto municipal -casi 120 millones de pesos- entre los grupos políticos variopintos que desde hace unos 10 años tienen el control para apoderarse del dinero, no para hacer obras. El derramamiento de sangre tan bestial ubica hoy a este pueblo en suelo minado y el explosivo puede incinerar el proyecto político de Salomón Jara. Les digo porqué:

Además del saqueo del dinero público que encabeza el presidente municipal Bernardino Ponce Hinojosa, hay otros fenómenos que hacen ahí un coctel explosivo. La primera mecha ya se incendió con el funesto resultado de 17 muertos.

Con toda libertad opera allí la delincuencia organizada que controla el guachicol, tráfico de indocumentados y como para hacer más letal el combinado aparece ahora el fenómeno Salomón Jara. Este senador quiere la llave que garantice el tránsito del proyecto sexenal del Tren Transístmico ¿y cómo obtener esa llave? Vendiéndole al presidente AMLO la idea de que tiene el control de todos los municipios de la región lo que, supuestamente, garantizaría la ejecución de esta mega obra sin contratiempos.

Más que plan resulta una patraña porque todos saben que son los grupos radicales que hoy controla Morena los que podrían obstaculizar el Transístmico. Ya sabemos que la

especialidad de Jara y su operador estrella “El demonio de Tasmania”, es incendiar y apagar protestas. De todas maneras, el bloque de presidentes municipales del Istmo ya existe, aunque ya enfrenta dilemas.

El manejo de esta caterva de presidentes municipales caminaba bien hasta que empezó entre ellos el desvío de dinero y el tosco futurismo político al permitir que muchos de esos alcaldes se perfilaran para su reelección o para imponer herederos. El otro aprieto le brincó a Salomón con la desmedida ambición de su socio el edil de San Blas Atempa, Antonino Morales Toledo que fue pillado en actos de lavado de dinero.

Si los gobiernos federal y estatal no atinan aún en encontrar la punta de la madeja significa que el coctel es altamente peligroso, pero insisto, lo más explosivo del conflicto es la impunidad con que los presidentes municipales, los partidos y grupos de poder de cada lugar, se roban el presupuesto.

MAQUINARIA PERFECTA

La maquinaria perfecta para garantizar impunidad a todo aquel edil y sus cómplices que desvíen el presupuesto de cualquier municipio, la definí en mi entrega del 6 de octubre del 2017.

De mayo 2008 a agosto del 2011, la entonces Auditoría Superior del estado (ASE) realizó 254 auditorías ¿Saben que encontraron en el caso de los Ayuntamientos?

Desvío de dinero público para otros fines de los que fue autorizado, gastos no comprobados, etc. la ASE integró 26 expedientes contra los presuntos ladrones. Esos documentos fueron enviados a la Unidad de Asuntos Jurídicos de la misma Auditoria donde iniciaron procedimientos para fincar responsabilidades por 279 millones 478 mil pesos. Supuestamente iniciaron el recurso para exigir resarcimiento del daño patrimonial pero alguna mano negra, desde el Congreso, ordenó que se archivara todo.

De septiembre del 2011 hasta el final del “Gabinato”, la misma ASE volvió a hacer 535 auditorías a Cuentas Públicas del Estado y Municipales, fondos específicos y aquellas concertadas con la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en el marco del Programa para la Fiscalización del Gasto Federalizado (PROFIS). Volvieron a encontrar desvíos (robos) e integraron 401expedientes de presunta responsabilidad. Pero entonces el monto del dinero público no justificado alcanzó la cifra brutal de ¡cuatro mil 272 millones 868 mil pesos!

Saqueo tan brutal contra el patrimonio de Oaxaca, no tiene nombre. Sin embargo, el gran ladrón Gabino Cue y sus secuaces, dejaron hacer y dejaron pasar. Mientras ellos llenaban alforjas más grandes, los funcionarios, administradores y presidentes municipales también hurtaban hasta el hastío.

Algunas voces sensatas de la misma ASE, al ver saqueo tan brutal del dinero público, insistieron en las denuncias penales. Lo hicieron a pesar de los obstáculos que

insistente y descaradamente ponía el diputado priista Adolfo (neoFito) Toledo en su calidad de presidente de la comisión de vigilancia y auditoría de la 62 legislatura. No era el único que entorpecía los procedimientos contra los alcaldes y administradores ladrones. El mismo papel jugaron otros legisladores, de todos los partidos. Fue tan grande la connivencia que cada diputado se alzó en defensor oficioso de los ediles ladrones en sus respectivos distritos.

A eso podemos atribuir la lentitud del trámite de los expedientes. Otros, de plano, fueron archivados.

Nada ha cambiado. Tan ladrones los ediles y diputados de la “Mafia del poder” como los de la 4T.