Tendencias

Alejandro Murat Hinojosa está entre los dos gobernadores más jóvenes de los estados (Chiapas y Oaxaca).

By on 19 septiembre, 2018 0 78 Views

Esta condición lo ubica como referente obligado en los distintos foros donde analizan la trayectoria de los jóvenes mexicanos que, por su tenacidad y esfuerzo, han sido exitosos. Es el caso del oaxaqueño.

Por Escaparate Politico/ Felipe Sanchez

Su nombre fue punto de alusión (un alto líder empresarial casi vaticinó su futuro político) en una reunión el pasado fin de semana en la capital del país donde Oaxaca fue reconocido por el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (Conocer), por los resultados obtenidos en la certificación como impulsor del modelo del Sistema Nacional de Competencias (SNC).

Oaxaca está en el quinto lugar entre las 20 entidades acreditadas para la emisión de certificados de servidores públicos. Se hace a través del Instituto de Capacitación para el Trabajo (Icapet).
Fue un foro importante donde coincidieron representantes de los gobiernos estatales, rectores de universidades, cámaras empresariales, el sector laboral e institutos de capacitación del país.
Alejandro Murat expresó que este reconocimiento representa un aliciente en la nueva narrativa que se está escribiendo para cambiar la realidad del estado que gobierna y donde la eficacia, transparencia y un gobierno cercano a la gente son una realidad. Y se puso sensible.
En su emotivo discurso, reconoció que el reto de gobernar Oaxaca es enorme. Recordó embates muy adversos que ha tenido que sortear como los golpes de la naturaleza (sequías, ciclones, huracanes) que han azotado esta entidad. Habló también de las decisiones que tiene que tomar un gobernante contra los grupos que rompen el orden y la legalidad. Resoluciones delicadas pero ineludibles, aunque los que tomamos decisiones y nuestras familias tengamos que adoptar medidas precautorias como apartarnos hasta de nuestros cercanos. “Es lo que aprendemos cada día para llegar al objetivo que es el de reorientar el rumbo de Oaxaca a fin de detonar su desarrollo y devolverle la confianza a la sociedad”.

AQUILATADO
El líder empresarial Raúl Picard, ex dirigente de la Concamin, aquilató la personalidad de Alejandro Murat, sus metas bien definidas pese a su juventud. Hasta lo puso como prototipo. Dijo:
“Tiene sus metas muy claras. Es un ejemplo del que ustedes, jóvenes, deben de aprender. Deben visualizar qué es lo que quieren. Para llegar lo tienen que practicar a largo. Vayan acercando las brechas vayan poco a poco poniendo un objetivo preciso y vayan lográndolo, pero tienen que saber a dónde quieren ir; El gobernador Alejandro Murat sabía dónde quería ir y lo hizo en una

primera parte porque no creo que él se quiera quedar nada más como gobernador, él seguirá con una larga carrera porque lo tiene, porque lo quiere y porque puede. Se despierta con sorpresas toda la vida, así es la vida, nadie la tiene planeada. El problema es si se sabe levantar porque el que se cae, se cae”.
ACTIVISTA
Dicen la conseja popular que “hijo de tigre, pintito”. Así describen a Alejandro Murat por su intenso activismo político.
Hace unos días, en Monterrey, se reunieron algunos jóvenes gobernadores del PRI que en los últimos años han tenido actuaciones destacadas dentro de la actividad política nacional, con el fin de respaldar los triunfos del tricolor en las alcaldías de Nuevo León, particularmente, luego del fallo del Tribunal Estatal Electoral en Monterrey y Guadalupe. En esa reunión, los “Alejandros del PRI”, Moreno Cárdenas, gobernador de Campeche, y Murat, de Oaxaca, hicieron énfasis en la necesidad de unidad del priismo nacional frente a la nueva realidad el país.
Hoy que los partidos políticos deben jugar el papel de “contrapesos” sociales, refundarse y refrescar su anquilosado activismo, lo que dejaron de ser hace mucho tiempo, el PRI partido de Murat, debe reactivarse y recuperar su espacio dentro de la democracia nacional.

Una reunión muy emblemática porque ubica a los dos Alejandros como emprendedores de la transformación que requiere su partido, el PRI. Allí mismo, Alejandro Murat reiteró su vocación al decir que “en democracia, así como se reconocen las derrotas, también se defienden los triunfos hasta donde legalmente sea posible”.
Pero su nervio político no solo fue mostrado en Monterrey. Está en el centro de los acuerdos políticos. Por ejemplo, con oportunidad, opinó sobre la figura de los delegados que AMLO propone en cada estado para administrar los recursos de los programas sociales. Expresó que las facultades constitucionales están definidas y todas las administraciones tendrán la oportunidad de hacer su planteamiento. Eso fue en la reunión de la Conago con el presidente electo López Obrador.