¿Por qué a fuerzas Muyladrón Jara?: Benmorin


Algunos “seguidores” y colaboradores de Muyladón Jara, aseguran que su ídolo político es tan pulcro y limpio de corazón como AMLO, y que merece ser el candidato de Morena a gobernador. Pero todos sabemos que eso no es cierto, o por lo menos aquí en Guajacalifornia lo sabemos… Es más: ESTAMOS SEGUROS QUE ESO ES MENTIRA.


Uno de esos insistentes seguidores, recientemente aseguró que Muyladón Jara es el “embajador del cambio”, el “rey de reyes de la transformación”, el “salvador maravilla” de Guajacalifornia pero, ¿por qué Jara a fuerzas?


Si están tan preocupados por Guajacalifornia y por el cambio y la transformación, si están tan preocupados por el Pueblo, ¿nuestro “salvador” podría ser cualquiera, o no? ¿Por qué chingáo’s tiene que ser a fuerzas un corruptote del tamaño de Muyladrón Jara?


Decenas de encuestas ponen a Muyladrón Jara en los últimos lugares de las preferencias populares. Pancho Martínez Neri y Susana distan… que diga, Susana Jarp, están muy por encima de Jara. Es más, hasta Ivette Morán, presidenta honoraria del DIF Estatal, que ni siquiera milita en Morena, ha aparecido con más éxito en las encuestas que Muyladrón Jara. Entonces, insisto, ¿por qué rayos tiene que ser Jara el candidato?


A decir de un informante muy cercano a la 4T, AMLO no sólo repudia la idea de Muyladrón Jara como candidato de Morena, sino que ya hasta lo invitó a dedicarse y cumplir con su trabajo legislativo en el Senado antes que andar con aspiraciones demasiado anticipadas, prematuras y vulgares. Pero a Jara le valió madre, literalmente, la recomendación del Pejecutivo, que además le recordó que es el Presidente y no el dueño ni el dirigente del partido que lo llevó al poder, que ése era gorgojo de otro costal.


Con Muyladrón Jara como candidato de Morena, el PRI en Guajacalifornia tiene una oportunidad de oro para mantenerse en el poder. Jara tiene el peor equipo de asesores de mercadotecnia política, y el propio Muyladrón, por su parte, es pésimo hasta para hablar. Se ha referido a Pueblos de Guajacalifornia como “jodidos” y “bananeros”, y nadie le va a perdonar esa osadía, y menos si no ha ofrecido una disculpa pública. Jara, pues, es el peor enemigo de sí mismo, con un equipo de mercadeo de lo más chafa y mediocre y, eso es claro y público, su inteligencia y su riqueza (pobreza, pues) de lenguaje no son las más admirables, dignas de un vendedor de pomada de mariguanol.
*
BenMorin