¿Futuro góber bananero? (Nin lo mande Dios)

¿Futuro góber bananero? (Nin lo mande Dios).
Por: Benmorin Caricatura.
Como si no hubiera asuntos más importantes que atender y tratar, estamos obligados a retratar la caricatura realista del ambicioso pelmazo promedio: El que, valiéndole madre todo, desde sus propias responsabilidades en el Senado y urgencias por atender, hasta la salud pública y los riesgos de la pandemia que aún no termina, no cesa ni pospone una ambiciosa campaña política totalmente pública, presencial y prematura hacia la gobernatura de Oajacalifornia, que financian ilegalmente presidentes municipales y otros aspirantes a candidaturas del Partido Morenaza.


Cada semana, decenas de actos proselitistas, sin medidas de prevención adecuadas, son organizados por funcionarios PÚBLICOS y alcaldes, con dinero y otros recursos públicos, para hacerle el caldo gordo al senador Muyladrón Jara. Y aunque no tienen gran respuesta, aunque no son los miles y miles los que se amontonan para apoyar al senador Muyladrón, es sumamente irresponsable pensar primero en sus ambiciones personales que en la salud del Pueblo, exponiendo a sus poquitos seguidores (y otros obligados o condicionados por funcionarios) al contagio de Covid.


Muyladrón Jara, aspirante a gobernador con el lenguaje más pobre, insensato, hipócrita e inoportuno, suele cometer expresiones ofensivas hacia el Pueblo que parecen haber pasado “desapercibidas”, pero que no deben olvidarse si, además, se contradicen al exhibir públicamente a los culpables directos actuales de la corrupción, ausencia total de obras públicas y mantenimiento de infraestructura pública, y desfalcos y fraudes al Erario descomunales: Sus propios alcaldes asociados en el bisnes de la ambición por la gobernatura, en el que el que pone más dinero público ilegal, mejor se posicionará en el gabinete en el prometido futuro gobierno.


No tiene mucho que Muyladrón Jara “calificó” a Salinas Baches como un “municipio bananero” y, por si fuera poco, remató llamándolo también “un municipio de tercera”. Lo anterior haciendo referencia a que su alcalde sucio… es decir, su alcalde socio en ese municipio, Juan Carlos Ratecas, mejoraría “el ordenamiento urbano de todas las colonias”, y fue entonces cuando dijo que ese municipio no podía seguir siendo “un municipio de tercera”.


Pero TODOS los presidentes municipales socios de Muyladrón Jara, que contribuyen a su campaña con dinero público ilegal y demás recursos públicos municipales que ponen a disposición del Senador, toditos ellos tienen a sus municipios de cabeza, hundidos en baches, absolutamente nada de mantenimiento de calles, banquetas, semáforos, parques y otros espacios y recursos públicos, entre saqueos, estafas, fraudes e incrementos preocupantes de delincuencia y corrupción policial, abusos de autoridad y decenas más de delitos e irregularidades.


La sola presencia de los alcaldes como servidores públicos, en abierto y público respaldo a Muyladrón Jara, ES UN DELITO. Ellos, por la LEY QUE VIOLAN, tienen prohibido hacer proselitismo, y mucho menos de manera tan descarada, a favor de ningún aspirante o candidato de cualquier partido político, y más prohibido está que aporten dinero y otros recursos públicos a sus campañas. Ni siquiera una bocina y un micrófono, que pertenezcan a sus municipios, pueden poner a disposición de nadie, y menos con prematuras intenciones electorales.


Juchitanópolis, la Ciudad Capital de Oajacalifornia, Tehua York, gobiernos municipales de Morenaza y otros afiliados socios de Muyladrón Jara de otros partidos, son los peores administradores municipales, los más corruptos, los peor desempeñados. Justamente en Salinas Baches con Juan Carlos Ratecas de cabeza… es decir, a la cabeza del gobierno municipal, en donde Muyladrón Jara dijo que era un “Pueblo de tercera” y que “mejorarían el ordenamiento urbano”, es uno de los municipios en los que las calles se encuentran en las peores condiciones en todo el estado, con el mínimo de obras públicas de trascendencia, con trabajadores del ayuntamiento despedidos injustificadamente que acusaron al alcalde de cobrar sus sueldos en sus nombres, “a escondidas”. Pagos ilegales de “apoyos”, que debían destinarse a gente necesitada (partida para ayuda para compra de medicinas y otros apoyos para ciudadanos realmente necesitados), fueron hechos a “líderes” y particulares que apoyan o “asesoran” al presidente Ratecas.


Osguango Asquín, otro alcalde corrupto e inepto, socio de Muyladrón Jara como financiador ilegal de su campaña prematura, recientemente declaró que el ayuntamiento que desgobierna, Ciudad Capital de Oajacalifornia, “se encuentra en quiebra”, y culpó a AMLO de no mandarle dinero y acusó al gobierno estatal de no entregarle los recursos económicos que le corresponden. Y para financiar el gobierno municipal que dirige, intenta vender un cerro a un particular, en contubernio con quien fuera su contrincante electoral, el Secretario de Medio Ambiente y Energías Sucias, Mamuel Gorrión, para la construcción de un edificio de departamentos para habitación.


Con el remate de un gran terreno (todo un cerro), el municipio se haría de unos tres millones de miserables pesos “para pagar gasolina y refacciones” del parque vehicular, un perjuicio provocado por años por una mafia sindical local que se roba todo, desde gasolina hasta refacciones. Ahí, en donde el problema no es la falta de dinero sino la corrupción sindical, igual que, en general, el problema no es la falta de dinero o presupuesto destinado para el municipio sino el destino real de esos recursos económicos públicos: ¿Adónde se están yendo esos recursos?


La Ciudad de Oajacalifornia publicó su Ley de Egresos para este año, estimada en unos 1 mil 600 millones de pesos. Con una carga de pagos salariales excesiva de cerca de 4 mil empleados “menores”, con la de alcalde, regidores y directores con sus otros gastos, con títulos de cargos ridículos e insultantes como “Asesor A, B y C”, “Coordinador A, B y C”, “Analista A, B y C”, “Empleado de cuadrilla móvil” o “Jefe de grupo” (¡Chale!), cuyas percepciones llegan hasta los 96 mil pesos por cada uno en éstos dos últimos casos de ejemplos (casi superando a sueldo de AMLO), pero para “deporte y recreación” y para Cultura, destinaron unos 80 mil pesos para cada rubro, se destinaron para su gasto, poco más de 1 mil millones. Unos 66 millones para materiales y suministros. Otros 200 para “servicios generales”. Para “subsidios y ayudas” (ése que ya mencioné que Juan Carlos Ratecas asignó ilegalmente a gente NO NECESITADA) unos 21 millones. Para “inversión pública”, asignó unos 133 millones.


Dejando a un lado todo el gasto excesivo e inútil de todo el aparato burocrático y pago de aviadores (parientes y amigos) de más de 1 mil millones, ¿no bastan 133 millones para tapar baches? ¿No pudo Osguango pavimentar o dar mantenimiento por lo menos una calle cada dos meses?


Algo está muy raro. Es evidente por qué está en quiebra el municipio, y que en el municipio de Oajacalifornia se está desviando (robando, chingando) mucho dinero y mucho más se está gastando inútilmente, con un grado excesivo de corrupción, nepotismo, sometimiento de los sindicatos y presiones de parientes y amigos que quieren hacerla de aviadores.


Se debe revisar a fondo en tema. No podemos mantener como Pueblo las prematuras campañas políticas de nadie, y menos de alguien corrupto y mañoso como Muyladrón Jara, que aparte comete la osadía de llamarnos municipios de tercera.


A los municipios no les falta dinero. Lo que les falta a sus funcionarios es un poco de juicio y mucha honestidad, que dejen de “apoyar” a Muyladrón Jara, que dejen de cometer EVIDENTES DELITOS y QUE SEAN RESPONSABLES, se pongan a trabajar por sus Pueblos, que los necesitamos, más que nunca, de nuestro lado, no de lado de un vulgar ladrón, no de lado de un “líder” guango que los está incitando al crimen inhumano de hundir a sus Pueblos.
*
BenMorin