JOSÉ ANTONIO CONOCIÓ A SU ASESINO

  • Investigan posible explotación laboral de los padres. #Entérate
  • La Fiscalía General del Estado (FGE) tiene detenido al autor material.
  • Vecinos y amigos del pequeño coinciden que trabajaba para darle de comer a su familia.
  • Testigos señalan que los niños dormían en un lote baldío cuando el padrastro los corría.

Acayucan, Ver. – José Antonio tenía 10 años, -según sus vecinos- dejó hace un año de ir a la escuela, se quedó en cuarto año de primaria en la escuela Rafael Ramírez en la colonia Vicente Lombardo de Acayucan, se despertaba temprano y salía de casa rumbo al OXXO ubicado en la avenida Enríquez esquina con calle Corregidora en el barrio La Palma, muy cerca de la colonia El Roblar donde él, junto con su padrastro Javier Pérez Limón “El Gallero”, su madre Dolores López Chontal, su hermana Montse (11) y Gael (10) vivían.

En los negocios al rededor del OXXO era muy conocido, Toñito o José Antonio, como lo decían, abría y cerraba las puertas de la tienda de conveniencia, luego sin pedir dinero, los clientes le daban una moneda que de inmediato echaba a su bolsa.

  • “Era respetuoso, muy servicial, era muy listo y siempre saludaba, si me veía atareado me decía en que me ayudaba, cuando se iba se venía a despedir ya me voy a mi casa, nos vemos mañana”, narró un comerciante que lo conoció hace más de un año y que jugaba con su hijo, todos los días cuando esperaban en la tienda.

Al terminar su jornada se dirigía al Súper CAASA a unos metros donde trabajaba, compraba huevos, jamón, azúcar, salchicha, queso, lo que hiciera falta y llevaba a su casa para que él, sus hermanos, su madre y su padrastro comieran, era José Antonio el sostén de la casa.

El último día que fue visto en el OXXO

El lunes llegó a su lugar de trabajo, como siempre, como todos los días, con las ganas de juntar dinero para llevar la comida del día y que sus hermanos dejaran de comer chechitos, bombones, porque ese era su alimento antes de que él, decidiera salir a laborar, como muchos niños en Acayucan y en Veracruz, movidos por el hambre, la pobreza, buscan trabajo.

Se fue a casa antes de las dos de la tarde, con un hombre al que conocía, porque también llegaba a abrir y cerrar la puerta de OXXO, unos vieron que lo tomó de la mano, otros que solo caminaron juntos sobre la calle Corregidora y luego tomaron la calle Juan Sarabia, vía donde se ubica el lote baldío en donde encontrado el cuerpo sin vida.

Las cámaras del OXXO grabaron eso que cuentan los testigos, otras cámaras grabaron al momento que el hombre metió al pequeño al terreno y al fondo un pequeño cuarto, donde quedó con sin vida, semidesnudo y cuyos vídeos ya están en manos de la Fiscalía General del Estado (FGE), quienes investigan este indignante hecho que ha enlutado a la opinión pública.

Según la madre del pequeño, ese lunes el niño salió a trabajar, pero lo hacía porque no tenía nada que hacer en casa, nunca por necesidad, tuvo que regresar a las cuatro o cinco de la tarde, al ver que no llegaba, salió a buscarlo, fue así como recurrió a la subcoordinación de la Policía Naval, pero le dijeron que tenía que denunciar en la Fiscalía General del Estado en 72 horas, entonces ya no acudió y continuó la búsqueda.

En entrevista la madre dijo que llegaron al lote baldío porque su hermana de “Toñito”, les dijo que ahí estaba su hermanito, y ella en sueños tuvo revelaciones que veía a su hijo semidesnudo pidiendo ayuda, con sangre en el cuerpo, así como lo encontró y posteriormente llamó a las autoridades preventivas.

¿Explotación laboral?

La Fiscalía General del Estado mantiene detenido al presunto responsable, aún no han dado a conocer la identidad, pero deslindó a Gustavo Landa Primo, asesinado la noche del martes en el barrio La Palma en las inmediaciones donde fue localizado el cuerpo de José Antonio.

También investigan la presunta explotación laboral y trata de blancas del que habría sido víctima José Antonio, los padres podría resultarle responsabilidad, pues ellos lo obligaban a asistir al OXXO, y le pedían una cuota diaria para comer.

Su madre reconoció en entrevista grabada que había una mujer que estaba por la sucursal de Telmex, que le exigía dinero al menor de edad, nunca le dijo el nombre de la supuesta victimaría, pero Dolores, tampoco decidió enfrentar la situación y buscó proteger a su hijo.

Los vecinos, señalan que José Antonio iba a trabajar para comer, su padrastro “El Gallero”, sólo se dedicaba a darle de comer a sus gallos de pelea que se encuentran en casa de su madre, domicilio ubicado en la calle Cóndor en la colonia El Fénix de esta ciudad en donde también velaron el cuerpo del infante.

  • “Siempre andaba en una bicicleta y no trabajaba, salía y regresaba, en un tiempo se quedaban a cuidar en un rancho en el camino de terracería y los niños se quedaban solos en su casa”, según los vecinos vieron diversas situaciones que no les parecía normal para los pequeños.
  • “En una ocasión el hermano del “Gallero” (padrastro del niño), arrastró a su hermanita (Montse), en la calle, se la quería llevar a la fuerza y la niña gritaba que no se quería ir con él, porque le hacía cosas feas”, narra otro vecino de la colonia El Roblar.
  • “Cuando “El Gallero”, andaba enojado corría a los niños, el niño (José Antonio) se llevaba a sus hermanitos a un terreno baldío a dormir porque tenían miedo, esos niños han sufrido mucho”, narran los vecinos.

Velan el cuerpo en la casa de los papás de su padrastro

Al final de la calle Cóndor de la colonia El Fénix, la pequeña caja de madera, forrada de tela color blanco, está el cuerpo de José Antonio, apenas dos arreglos florales, uno de “El Sota de Oros” y el otro de la florería Floreser.

Es el corredor de la vivienda donde los vecinos, curiosos, gente que se enteró a través de las redes sociales y está indignada, llega a dejar la limosna, vasos, platos, azúcar, el terreno está rodeado de jaulas donde están los gallos que cantaban mientras el mariachi dedicaba unas canciones al pequeño angelito, un grupo vernáculo que regaló una hora para despedir al pequeño y que acompañará el día de mañana jueves, cuando sea despedido en el panteón municipal.

El desnivel del terreno hace que mucha gente tuviera que esperar parada, mientras unas mujeres baten en una paila, la masa con manteca y aceite, en otra mesa están las hojas de bijao, listas para envolver la carne, otras mesas empezaban a llenarse de los asistentes al velorio, mientras les servían un guiso de cerdo con arroz blanco.

La investigación seguirá su curso, el presunto responsable está detenido y aún no se le ha determinado su situación legal, pero quienes conocieron al pequeño piden justicia.

Presencia Noticias | Acayucan, Ver.